18 de marzo de 2019
Compostaje propio

Sumarroca apuesta por el abonado 100% orgánico gracias a la planta de compostaje propia y produciendo nuestros abonos, los cuales provienen el 60% de los restos vegetales de Agromillora y el resto, de estiércol de ternera ecológica procedentes de granjas no intensivas.

Las plantas de compostaje son elementos esenciales para la agricultura ecológica, ya que permiten el cierre del ciclo de los nutrientes. Cuando se aplica el compostaje conlleva el aumento de los niveles de materia orgánica, cosa que implica la mejora de la fertilidad y la productividad de los cultivos. En el caso de Sumarroca, los materiales de compostaje provienen de la misma unidad productiva o de los alrededores, por lo tanto también hay un ahorro energético a nivel de transporte y permite el cierre del ciclo de nutrientes en la misma finca.

El compostaje es la estabilización y la limpieza de la materia orgánica procedente de los residuos orgánicos para facilitar y permitir su re introducción en el ecosistema. Además, también permite el reciclaje de los nutrientes y el retorno al suelo de los minerales extraídos durante la cosecha. En Sumarroca trabajamos con el ‘compostaje en pila’, en este caso, es recomendable ir acumulando distintos materiales por separado hasta el día de hacer la pila. La experiencia ha hecho que conseguimos los niveles óptimos de equilibrio entre humedad y porosidad de la masa. Si hace falta humedad, se tendrá que aportar agua y, en cambio, si hay exceso, se tendrán que añadir materiales que sequen la mezcla. El tamaño y la forma de la pila son importantes para asegurar una buena oxigenación en su interior, por eso, conviene remover la pila, sobretodo cuando hay una bajada o una subida de temperatura de ésta.

Cabe destacar que un compostaje mal elaborado puede suponer problemas al suelo como: falta de higiene, exceso de salinidad, presencia de metales pesados o elementos tóxicos, así como falta de nitrógeno. Es necesario tener en cuenta las condiciones que favorecen la vida de los microorganismos responsables de la degradación de la materia orgánica y tener en cuenta las fases que caracterizan el proceso de transformación de ésta hasta obtener el compost: la falta de descomposición y la de maduración y humificación. Esta última la resolvemos fácilmente gracias a la balsa de agua reciclada que utilizamos para remojar el estiércol.

Es por eso que periódicamente realizamos controles de temperatura y de humedad ,que nos dirán en qué punto está la fermentación del compostaje, a través de una analítica que nos permitirá hacer un plan de abono.

El almacenaje del compostaje lo realizamos en la Finca Sumarroca sobre un suelo aislado para que los nutrientes se mantengan en el compost y no penetren en el subsuelo, provocando la contaminación por exceso.

El proceso de compostaje necesita un tiempo mínimo de unos 4-6 meses. A partir de entonces, hablaremos de compostaje maduro.

FUENTE: Ficha técnica ‘El compostaje en agricultura ecológica’ de la PAE (Generalitat de Catalunya. Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Ambient)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

< Home