16 de octubre de 2019
Eulàlia Tort: “La cata es un maravilloso pretexto para que las personas mayores se conozcan entre ellas”

A Sumarroca realizamos Catas con Corazón, un proyecto que prevé hacer llegar la cata de vinos y cavas a las personas que no tienen acceso fácilmente.
La propuesta está contemplada para que los asistentes puedan aprender el proceso de cata y la historia de la copa que tienen entre manos, pero lo más importante, en torno a esta actividad se crea un entorno asociativo, muy beneficioso para perfiles de público que pueden tener riesgo de soledad o de exclusión social.

El pasado 28 de septiembre, nuestra responsable de enoturismo Mercè Sumarroca dinamizó una cata por la Fundació Amics de la Gent Gran y asistieron 64 personas entre voluntarios y personas mayores.

Hablamos con Eulalia Tort, una de las coordinadoras de la Fundació que nos hace una valoración de la actividad.

¿A qué tipo de personas ayudad a la Fundación Amigos de los Mayores?

Acompañamos a personas mayores que se sienten solas. Hay que decir que la soledad puede ser una buena compañera de viaje en ciertos momentos vitales. De hecho, creo que muchos en la vida hemos tenido etapas de soledad fructíferas, que nos han permitido estar tranquilas, reflexionar, pensar. Pero cuando esta soledad no es deseada, la situación cambia radicalmente. De hecho, numerosos estudios científicos demuestran que la soledad es más perjudicial para la salud que el tabaquismo. Y eso lo vemos cada día con la gente a la que acompañamos: el impacto de la soledad en la salud física y el bienestar emocional de las personas mayores es sobrecogedor.

¿En qué consiste tu ayuda? A cuántas personas mayores asistáis?

Nos gusta explicar que nos dedicamos a tejer relaciones y crear amistades. Actualmente acompañamos cerca de 1.600 personas mayores de 13 comarcas de Cataluña. Esto sólo es posible gracias al apoyo inestimable de nuestros voluntarios y voluntarias. Son personas que cada semana dedican dos horas a visitar a una persona mayor en su casa. Con el paso del tiempo, entre ellas surge una amistad, se crean unos lazos que hacen que la persona mayor pueda empezar a luchar contra el malestar. Sentirse acompañada, saber que alguien vendrá a ver, compartir historias de vida, sentirte escuchada … Os aseguro que es realmente transformador. Junto con las visitas semanales, una vez al mes organizamos un acto en diferentes puntos del territorio. Ya sea una tertulia, una visita a un museo, una merienda … Todas estas actividades son excusas para que la persona mayor, con su voluntario, salga de casa y conozca a otras personas mayores de su barrio que están en una situación parecido. También durante el año, tenemos momentos especiales en los que la soledad se hace más sobrecogedora. Los meses de verano son difíciles para que las familias se van de vacaciones, las ciudades se vacían y las olas de calor impiden que las personas mayores salgan de casa. También en Navidad. Es una época complicada, de recordar las ausencias, y por eso organizamos diferentes comidas de Navidad para asegurar que todas las personas tengan su comida festiva.

¿Qué aporta a los usuarios de la fundación una actividad como la cata de ‘Sumarroca con corazón’?

Poder ofrecer una cata a las personas mayores es magnífico! Para muchos, ha sido la primera cata que han hecho en su vida y por lo tanto, todo un descubrimiento. La cata es una actividad de sociabilización maravillosa y hay que destacar que Mercè sabe perfectamente cómo hacerlo para la gente mayor. Tanto por su selección de los cavas como por el ritmo, pausado, que necesitan. Además, sus dosis de sentido del humor hicieron de la cata una experiencia divertida y única. La cata es un maravilloso pretexto para que las personas mayores se conozcan entre ellas, compartan una nueva experiencia y se puedan tejer vínculos.

¿Qué valoran las personas mayores del tipo de propuesta que ofreció Sumarroca?

En primer lugar los cavas, les encantaron! Y sobre todo, la novedad. Para muchos ha sido la primera vez que participaban en una cata y durante un rato se sintieron privilegiados.

¿Cómo debe ser la persona que dinamice este tipo de acciones?

Como la Mercè! Con sensibilidad hacia las personas mayores, con respeto hacia sus ritmos, con alegría y sentido del humor para despertar sonrisas.

¿Qué aportaciones podemos hacer las empresas a su fundación?

Para continuar acompañando y hacer frente a la lista de espera de personas mayores que tenemos necesitamos voluntarios y recursos económicos. El voluntariado es imprescindible porque son nuestros ojos y brazos. Los recursos económicos también porque nos permiten, entre otras cosas, hacer seguimiento profesional de cada persona mayor, formar a los voluntarios, organizar las actividades, hacer investigación. Las empresas socialmente comprometidas pueden aportar todo su conocimiento con colaboraciones conjuntas o incluso, con programas de voluntariado corporativo. Estoy convencida de que las entidades del tercer sector podemos aprender mucho de las empresas al mismo tiempo que las entidades o fundaciones tenemos unos valores que pueden ser importantes para muchas corporaciones comprometidas.

Para terminar, nos quieres contar algo que nos sirva de aprendizaje?

Acabamos con los estereotipos de la gente mayor. A menudo, el imaginario de la gente mayor se hace desde las limitaciones. Se tiende a pensar que no son capaces, que pueden hacer poco o incluso se les infantiliza. Esta imagen social no nos ayuda nada, ya que la persona mayor se cierra más. Nosotros luchamos contra la edad, la discriminación por razón de edad, porque sabemos que las personas mayores pueden hacer muchísimas cosas, simplemente hay que nos adaptamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

< Home